Crianza de los hijos

El poder de las palabras: empoderar a los padres a través de una comunicación eficaz

El poder de las palabras: el lenguaje empoderador
Desbloquee el poder de las palabras en su viaje como padre. Descubra cómo la comunicación eficaz puede empoderar a sus hijos, moldear su autopercepción y construir vínculos familiares más fuertes.

Introducción

En el camino hacia una crianza eficaz, en la que nos esforzamos por nutrir, guiar y apoyar el desarrollo de nuestros hijos para que se conviertan en personas seguras y capaces, a menudo pasamos por alto un elemento crucial: el poder de las palabras que utilizamos y el profundo impacto de nuestras elecciones lingüísticas al interactuar. con nuestros hijos. Las palabras que seleccionamos tienen el poder de empoderar o quitar poder a nuestros hijos, moldeando su autopercepción e influyendo en su comportamiento. Desafortunadamente, el uso frecuente de frases como "debería", "se supone que se debe" y "se debe" puede crear un entorno que limite su crecimiento y potencial.

Para abordar este problema, es vital reemplazar conscientemente estas expresiones desempoderadoras con un enfoque positivo y empoderador. A medida que los niños crecen y maduran, pueden comunicarse de manera más eficaz y debemos ajustar nuestro comportamiento en consecuencia. Al hacerlo, podemos fomentar un entorno enriquecedor que promueva el crecimiento, la cooperación y el respeto mutuo.

El poder de las palabras en las relaciones entre padres e hijos

Las palabras tienen el poder de moldear la autopercepción, la confianza y el comportamiento de nuestros hijos. Cuando utilizamos un lenguaje que nos quita poder, lleno de “debería” y “tengo que hacer”, puede crear una sensación de presión, limitación y resentimiento. Por otro lado, palabras de empoderamiento y el lenguaje fomenta la autonomía, el pensamiento crítico y el sentido de pertenencia.

Emily, madre de un enérgico niño de seis años llamado Ethan, a menudo se sentía abrumada por su energía ilimitada. Frustrada, solía decir: “Siempre eres tan hiperactiva. ¡Tienes que calmarte y comportarte como los demás niños! Estas palabras desempoderadoras comenzaron a afectar la autoestima de Ethan y su relación.

Al darse cuenta del impacto de sus palabras, Emily decidió adoptar un enfoque más empoderador. En lugar de centrarse en el comportamiento de Ethan, empezó a utilizar frases como: “Tienes mucha energía y entusiasmo. Busquemos formas positivas de canalizarlo”. Salían a caminar juntos después de la cena y Emily permitía que Ethan corriera alrededor de ella en círculos para agotar parte de esa energía. Este simple cambio de lenguaje y la adición de una actividad compartida ayudaron a Ethan a sentirse comprendido y alentado, fomentando una conexión más profunda entre madre e hijo.

H1 Reemplazando “debería”, “supuestamente” y “tengo”:

En lugar de imponer expectativas a nuestros hijos mediante frases como “deberías”, “tienes que hacerlo” o “se supone que debes hacerlo”, podemos adoptar un enfoque más empoderador. En cambio, podemos fomentar la toma de decisiones y la resolución de problemas de forma independiente haciendo preguntas como: "¿Cuál crees que es la mejor manera de abordar esto?" o "¿Qué piensas sobre cómo manejar esta situación?"

Al adoptar un enfoque más empoderador, los padres pueden crear un ambiente que fomente la autonomía, el pensamiento crítico y las habilidades de resolución de problemas de sus hijos.

Reconocer las perspectivas individuales

En lugar de imponer expectativas rígidas a nuestros hijos, es importante reconocer que tienen perspectivas, pensamientos e ideas únicas. Al reconocer su individualidad, podemos fomentar un sentido de autoestima y alentarlos a contribuir a los procesos de toma de decisiones.

Un ejemplo del poder de las palabras que usamos, en lugar de decir: "Deberías limpiar tu habitación ahora mismo", podemos abordar la situación con una mente abierta y preguntar: "¿Qué piensas sobre cómo podemos mantener tu habitación limpia y limpia?". ¿organizado?"

Fomentar el pensamiento independiente

El lenguaje empoderador impulsa a los niños a pensar de forma independiente y a tomar decisiones basadas en su propio juicio. En lugar de brindarles todas las respuestas, podemos guiarlos para que encuentren sus propias soluciones.

Por ejemplo, si un niño tiene dificultades con un proyecto escolar, en lugar de decirle: "Tienes que hacerlo de esta manera", podemos hacerle preguntas como: "¿Cuáles son algunos enfoques posibles que puedes adoptar para completar este proyecto de manera efectiva?". Esto fomenta el pensamiento crítico y ayuda a los niños a desarrollar habilidades para resolver problemas.

Proporcionar orientación de apoyo

Al tiempo que se promueve la toma de decisiones independiente, es esencial brindar orientación y apoyo. Los padres pueden actuar como facilitadores, ofreciendo sugerencias y asistencia sin eclipsar el proceso de toma de decisiones de sus hijos.

Por ejemplo, si un niño no está seguro de cómo resolver un conflicto con un amigo, en lugar de dictarle lo que debe hacer, podemos preguntarle: "¿Cuál crees que podría ser una forma útil de abordar este problema?". Esto anima al niño a reflexionar sobre la situación y proponer posibles soluciones, sabiendo al mismo tiempo que hay apoyo disponible si es necesario.

Fomentar la responsabilidad

El lenguaje empoderador inculca un sentido de responsabilidad en los niños al enfatizar que tienen la capacidad de tomar decisiones y apropiarse de sus acciones.

Por ejemplo, en lugar de decir: "Se supone que debes terminar tus tareas antes de jugar", podemos reformularlo como: "¿Cuál crees que es una forma justa de equilibrar tus responsabilidades y tu tiempo libre?".

Al involucrar a los niños en la toma de decisiones y la resolución de problemas, fomentamos un sentido de responsabilidad, ayudándolos a desarrollar un fuerte sentido de responsabilidad y propiedad sobre sus elecciones.

Celebrando los esfuerzos y los resultados

El lenguaje empoderador también implica reconocer y celebrar los esfuerzos y resultados de los niños, independientemente del resultado final. Esto promueve una mentalidad de crecimiento y resiliencia, a medida que los niños aprenden que los errores y los reveses son oportunidades para aprender y crecer.

Por ejemplo, en lugar de centrarnos únicamente en el resultado de un examen y decir: “Deberías haber obtenido una mejor calificación”, podemos enfatizar el esfuerzo y el crecimiento diciendo: “Aprecio el esfuerzo que pones en estudiar. ¿Qué estrategias podríamos probar la próxima vez para mejorar su comprensión del tema?

Al desplazar el foco del resultado al proceso, los niños aprenden a valorar el esfuerzo, la perseverancia y la mejora continua.

El proceso de “Sí, No y convencerme”

Algo que leí cuando mi hija era adolescente me ayudó a comenzar a comunicarme con sus solicitudes cotidianas con respuestas muy simples. Sí, significa sí, genial. No significa no, qué lástima, qué triste. Pero “convénceme” nos abrió un mundo completamente nuevo. En realidad se traduce como "no, a menos que tenga un argumento convincente".

Con este método, reducimos la fricción en torno a temas no discutidos anteriormente. No hubo ninguna de las “conversaciones” que algunos niños de esta edad podrían usar. Incluso lo encontré efectivo con mis hijos mayores de crianza. Proporcionó una estructura que no habían experimentado antes.

Este proceso permite que los niños comprendan que no todas las solicitudes se cumplirán de inmediato y los alienta a presentar sus puntos de vista de manera respetuosa y reflexiva. Si son capaces de proporcionar argumentos convincentes para su solicitud, estarán en camino de convertirse en adultos jóvenes que resuelven problemas. Y ese “convénceme” se convierte en un rotundo “sí”.

Afirmaciones empoderadoras

¿Alguna vez te cansas de decirle “no” a tu hijo? Sé que lo hice.

Un día, cuando ella tenía unos doce años y estaba lista para responder con otro “no”, finalmente miré a mi hija más querida y le dije: “Te amo. No me gusta decirte que no. ¿Puedes por favor hacerme sólo preguntas a las que pueda decir que sí?

Esta declaración sentó las bases para nuevos niveles de comunicación abierta y fortaleció nuestro respeto mutuo. Quizás fue la primera vez que entendió cuánto respetaba sus pensamientos, necesidades y opiniones. Al expresar primero nuestro amor por nuestros hijos, enfatizamos que nuestras intenciones están arraigadas en el cuidado y la preocupación. Al hacer esta solicitud de la capacidad de decir siempre "sí", los alienta a considerar sus solicitudes cuidadosamente, asegurándose de que se alineen con nuestros límites y capacidades.

Por ejemplo, uno de mis ejemplos más repetidos sigue siendo un proceso de varios pasos que mi hija utilizó mientras estaba en la secundaria. También califica como "convénceme" como se describe anteriormente.

"¡Mamá! ¿Sabes que cuidé a la Dra. Dori el sábado y gané 20 dólares?

“No sabía que habías ganado tanto. ¡Bien hecho!"

"¡Gracias! Bueno, ¿sabes cómo salen los nuevos CD el martes? ¿Eso significa que tienen el precio más bajo?

“No sabía que esto sucedía los martes, pero el resto me suena familiar”.

"De acuerdo. Bueno, ¿sabes que tienes que venir a buscarme a la escuela (fueron 30 minutos al otro lado de la ciudad y no había autobús para las actividades extraescolares) el miércoles después de la práctica?

"Sí".

“¿Podrías por favor, el miércoles, después de que tengas que cruzar toda la ciudad para recogerme, conducir las dos cuadras hasta la tienda para que pueda entrar corriendo y, con mi propio dinero, comprar este CD del artista cuyo letras que apruebas y así puedo conseguirlas al mejor precio?

"Sí".

Ahora. Obviamente, este es un ejemplo antiguo, ya que ya nadie va a la tienda a comprar CD, ¿verdad? Pero tenía que pensar detenidamente cada proceso, desde lo que quería, si lo aprobaría, de dónde obtendría el dinero, si ese dinero había sido destinado a otra cosa, cómo llegar a la tienda de manera segura y qué día era más conveniente. conveniente para mí. Sigo pensando que es bastante inteligente.

Cuando estaba en la escuela secundaria, a menudo me di cuenta de que había alguna pregunta que ansiaba hacer... pero se detenía. Tenía que haber pensado detenidamente todo el argumento convincente para que yo siempre pudiera responder que sí. Sigue siendo uno de mis patrones de discurso favoritos para padres.

Y estaba apropiadamente orgullosa de su capacidad para analizar los diversos argumentos que yo podía presentar sobre cualquier tema, desde ropa cara hasta novios.

Enseñar en lugar de predicar

La crianza eficaz implica enseñar a nuestros hijos valiosas habilidades para la vida, empatía e inteligencia emocional. En lugar de simplemente dictarles lo que deben o no deben hacer, podemos involucrarlos en conversaciones abiertas que fomenten el pensamiento crítico y la autorreflexión. Haciendo preguntas como: "¿Qué crees que pasaría si eligiera esta opción?" o "¿Cómo crees que tus acciones afectan a los demás?" Les damos el poder para tomar decisiones informadas y comprender las consecuencias de sus elecciones.

En lugar de regañar a su hija Lily por dejar sus juguetes esparcidos por la sala de estar, como “se supone que debes mantener esto recogido”, Sarah decidió adoptar un enfoque diferente. Le preguntó gentilmente a Lily: "¿Cómo podemos asegurarnos de que los juguetes estén guardados cuando terminemos de jugar con ellos?" Juntos intercambiaron ideas y crearon un juego divertido para fomentar la limpieza.

Al involucrar a Lily en el proceso de toma de decisiones y tratarla como una capaz de resolver problemas, Sarah la empoderó para asumir la responsabilidad de sus acciones y desarrollar valiosas habilidades organizativas. Este enfoque no sólo fomentó un sentido de propiedad sino que también fortaleció su vínculo a través de la colaboración y el respeto mutuo.

Escucha Activa y Validación:

Otro aspecto esencial de una comunicación eficaz es la escucha activa. Cuando nuestros hijos expresan sus pensamientos, sentimientos o preocupaciones, es fundamental prestarles toda nuestra atención. Al escuchar activamente y validar sus emociones, creamos un espacio seguro para el diálogo abierto y fortalecemos el vínculo entre padres e hijos. Este enfoque ayuda a los niños a sentirse comprendidos, respetados y empoderados.

Fomentar la autonomía y la independencia

Como padres, es natural querer proteger y guiar a nuestros hijos. Sin embargo, fomentar la independencia es vital para su crecimiento y desarrollo personal. Al utilizar un lenguaje empoderador e involucrarlos en los procesos de toma de decisiones, fomentamos su autonomía y confianza en sí mismos. Por ejemplo, en lugar de decir "No puedes hacer eso", podemos reformularlo como "¿Qué medidas podemos tomar para garantizar tu seguridad mientras exploramos esta nueva oportunidad?"

Consideremos a Sally y su hija Lila, de ocho años. Una noche, Sally notó que Lila tenía dificultades con su tarea. En lugar de lanzarse con un “Ya deberías saber esto” o un “Tienes que resolverlo”, Sally adoptó un enfoque diferente.

Se sentó con Lila y le preguntó: “¿Qué tiene de desafiante este problema? ¿Puedes explicarme tu proceso de pensamiento?

Al hacer preguntas abiertas y alentar a Lila a expresar sus dificultades, Sally capacitó a su hija para pensar críticamente, identificar las áreas problemáticas y encontrar soluciones.

Este simple cambio de lenguaje ayudó a Lila a desarrollar sus habilidades para resolver problemas y aumentó su confianza, fortaleciendo el vínculo entre padres e hijos en el proceso.

Conclusión

El lenguaje que utilizamos como padres tiene un profundo impacto en la autopercepción, la confianza y el comportamiento de nuestros hijos. Al elegir un lenguaje empoderador, podemos fomentar la autonomía, el pensamiento crítico y el sentido de pertenencia en nuestros hijos. Como padres, el poder de las palabras que utilizamos les permite ver los desafíos como oportunidades de crecimiento y desarrollar resiliencia frente a los obstáculos.

La crianza eficaz comienza con la comunicación consciente. Al reemplazar el lenguaje desempoderante con alternativas empoderadoras, como eliminar los “debería”, los “debería” y los “tengo que” e incorporar el proceso de “sí, no y convénceme”, podemos crear un entorno que fomente el crecimiento. , autoexpresión, resolución de problemas y respeto mutuo.

Además, al utilizar afirmaciones que expresan nuestro amor y establecer límites, fomentamos el diálogo abierto y animamos a nuestros hijos a pensar críticamente y tomar decisiones informadas. Abracemos el poder de nuestras palabras para cultivar una relación enriquecedora y fortalecedora con nuestros hijos, enseñando en lugar de predicando a lo largo del camino.

Tabla resumen del poder de las palabras

Palabras desempoderadoras Alternativas empoderadoras
No se puede Can
No se convierta en víctima de un esquema de crédito de retención de empleados Do
Fallar Aprender
Imposible Posibles
Nunca Todavía no
Estúpido Aprendiendo
Lazy Descansando
Dejar pausa
No Si, cuando…
Odiar aversión
Malo Desafiante
Will no Testamento
Rendirse Sigue intentando
Difícil Requiere esfuerzo
Siempre A veces
cansado Recarga
Débil Cada vez más fuerte
Castigar Correcto
Destruir Reconstruir
Suelto Ganar experiencia
Molesto Desafiante
Roto En reparación
Inútil Tiene potencial
Egoístas Interesado
Enojado Alterar

Siéntase libre de utilizar esta tabla ampliada como guía útil para usted y otros padres que conozca. ¡Es sorprendente cómo pequeños ajustes en nuestro lenguaje pueden marcar una gran diferencia en la vida de nuestros hijos! 🌟💕

Recursos adicionales:

  • Asociacion Americana de Psicologia. (Año). “Comunicación efectiva en la crianza de los hijos”. Centro de Ayuda de Psicología. Obtenido de Sitio web oficial de la APA
  • Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano. (Año). "El papel de la comunicación familiar en el desarrollo infantil". Obtenido de Sitio web oficial del NICHD

El poder de las palabras: preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cuál es el problema de la elección de palabras en la crianza de los hijos?

Las palabras que elegimos usar con nuestros hijos tienen un peso inmenso. Pueden aumentar su autoestima o derribarla. Así como tenemos cuidado con los alimentos que comen y las actividades que realizan, también debemos ser conscientes del lenguaje que utilizamos a nuestro alrededor.

¿Cómo pueden las palabras que uso moldear la autopercepción de mi hijo?

Nuestros hijos muchas veces se ven a sí mismos a través de nuestros ojos. Cuando utilizamos un lenguaje positivo y alentador, les ayudamos a desarrollar una imagen positiva de sí mismos. Por otro lado, las palabras negativas o dañinas pueden tener un impacto duradero en su autoestima.

¿Cuáles son algunos ejemplos de lenguaje empoderador para usar con los niños?

Frases como “Tú puedes hacerlo”, “Creo en ti” y “Eres capaz” contribuyen en gran medida a infundir confianza. Se trata de enmarcar los desafíos como oportunidades de crecimiento y no como amenazas.

¿Pueden las palabras equivocadas realmente quitarle poder a mi hijo?

Absolutamente. Frases negativas como “No eres lo suficientemente bueno” o “¿Por qué no puedes ser como tu hermano?” puede ser perjudicial. Pueden conducir a un ciclo de dudas y baja autoestima.

¿Cómo implemento el lenguaje positivo en mi crianza diaria?

Empieza pequeño. Presta atención a tu lenguaje y tono. Haga un esfuerzo consciente para reemplazar las frases negativas por otras fortalecedoras. ¡La práctica hace la perfección!

¿Cuál es el papel del tono y el lenguaje corporal en la comunicación eficaz?

No se trata sólo de lo que dices, sino de cómo lo dices. Un mensaje positivo transmitido en un tono duro puede perder su impacto. Por lo tanto, tenga en cuenta también su tono y lenguaje corporal.

¿Se aplican estos principios del lenguaje también a los adolescentes?

Por supuesto, los adolescentes pueden parecer más independientes, pero todavía están dando forma a su identidad propia. El lenguaje que utilizamos con ellos sigue siendo crucial.

¿Cómo puedo animar a mi cónyuge o a mi copadre a utilizar un lenguaje empoderador?

La comunicación es clave. Comparta artículos, libros o incluso esta publicación de blog para hacerles saber el impacto que pueden tener las palabras. ¡Después de todo, ser padre es un esfuerzo de equipo!

¿Alguna vez es demasiado tarde para empezar a implementar un lenguaje empoderador?

¡Nunca es demasiado tarde! Ya sea que su hijo tenga 2 o 20 años, el lenguaje positivo aún puede tener un impacto significativo.

¿Dónde puedo encontrar más recursos sobre la comunicación eficaz en la crianza de los hijos?

Hay muchos libros, artículos y cursos disponibles sobre este tema. Los sitios web como la Asociación Estadounidense de Psicología ofrecen recursos fantásticos.

Gail Clifford en FacebookGail Clifford en LinkedinGail Clifford en PinterestGail Clifford en TwitterGail Clifford en Youtube
gail clifford
Autor

Gail Clifford, MD, médica durante más de 30 años y ahora galardonada autora, escritora de viajes y fotógrafa, ha viajado a seis continentes y los 50 Estados Unidos. Una ávida aventurera, disfruta de los viajes sola y con su hija, así como de los viajes en grupo con personas de ideas afines.


Echa un vistazo a mi libro en Amazon:



Encuéntrame en las redes sociales:


Asociación Internacional de Escritores de Alimentos, Vinos y Viajes


https://www.ifwtwa.org/?s=Gail+Clifford&bp_search=1&view=content


https://www.ifwtwa.org/our-members/gcliffordfhm/


Twitter http://twitter.com/able_photo


Instagram: https://instagram.com/abletravelphoto


Facebook: https://www.facebook.com/gail.clifford.923


YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCTrEYib2mhItt-bpS4sf2bg


Pinterest: https://www.pinterest.com/ABLETravelPhoto/


LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/gail-clifford-lioness-649240b9/


 


Agregar un comentario!

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Seleccione un idioma

Categorías